line decor
  
line decor
 
 
 

B D S & C

SER HUMANO

Los probióticos han demostrado sus efectos beneficiosos en la salud de ser humano, los principales están:

Alergias.
Un estudio llevado a cabo en Gran Bretaña, demostró el efecto potencialmente positivo de un probiótico en el caso de la rinitis alérgica estacional.
Además, la administración oral de Lactobacillus rhamnosus a las madres que sufren de eczema atópico durante su embarazo y a sus bebés durante los primeros meses de vida reduce la incidencia de la enfermedad atópica en la infancia temprana. (Saavedra M, 2007; Abrahamsson TR, 2007).

Enfermedades auto inmunes.
Para determinar si la flora microbiana intestinal juega un papel en las enfermedades auto inmunes, se ha estudiado ratones no obesos diabéticos y ratas con artritis. El estudio demostró que la administración de Lactobacillus casei reduce el desarrollo de la diabetes e influye positivamente en la artritis inducida por colágeno.

Estrés.
Recientemente, más de 40 científicos y expertos en  probióticos presentaron estudios de comportamiento que muestran una mejor gestión del estrés y la ansiedad gracia a los probióticos. En las personas que padecen el síndrome de fatiga crónica, un suplemento dietético que contiene probióticos tendría un papel beneficioso en la medida que disminuyera la ansiedad.

 Inmunidad.
Actualmente es un hecho reconocido que la toma de probióticos fortalece el sistema inmunológico. Se ha demostrado recientemente que la ingesta oral de Lactobacillus casei reactiva el sistema inmunológico. En un estudio realizado en 35 hogares de ancianos de Amberes con 700 personas mayores, se demostró que los sujetos que consumieron el probiótico mostraron mayor resistencia a las infecciones del tracto respiratorio superior que el grupo control. (Liong MT, 2007; Trois L y cols., 2007).

Obesidad.
Considerando que la obesidad es una enfermedad inflamatoria que altera el metabolismo y la flora intestinal, el profesor Nathalie Delzenne de la Unidad de farmacocinética de la UCL demostró que la toma de probióticos podría tener un efecto positivo en la respuesta inflamatoria y en el control contra la acumulación de grasa en el hígado. (Ali AA y cols., 2005).

Diarrea.
En prevención de la diarrea por antibióticos, en tratamiento de la malabsorción de lactosa, en prevención de la pouchitis y en tratamiento de mantenimiento en la colitis ulcerosa, en prevención y tratamiento de la diarrea infantil.
Por ejemplo, en cuanto al rotavirus, la toma de probióticos consigue reducir de 3 a 2,5 ó incluso 2 días el episodio de diarrea, lo que puede resultar vital en el bebé. En cuanto a los episodios de diarrea como resultado del uso de antibióticos, (lo cual sucede en aproximadamente el 30% de los adultos y hasta el  40 % de los niños), la toma de probióticos suplementarios puede evitar este problema en un cierto número de sujetos.

Estreñimiento.
Sin esperar que los probióticos sean la única solución a un problema de estreñimiento crónico, los estudios han puesto en evidencia una mejoría del tránsito intestinal después de la ingesta regular de dichas bacterias.

Cáncer.
Los estudios sugieren que la administración de Lactobacillus inhibe el crecimiento tumoral y estimula la respuesta inmune. Así, el Lactobacillus casei inhibe la carcinogénesis inducida químicamente. Los probióticos podrían reducir el riesgo cáncer o de recurrencia, especialmente en el caso del cáncer colorrectal o de vejiga.

Sistema digestivo, infecciones del tracto urinario y infecciones vaginales.
La toma de probióticos ayuda a prevenir problemas digestivos, la cistitis  y las infecciones del tracto urinario. (Uehara S y cols., 2006).

Caries, colesterol, presión arterial alta.
Numerosas pistas están en estudio en otros cuadros como el de la menopausia, la prevención de la salud dental (Meurman JH y cols., 2007). , la colitis ulcerosa, los niveles de colesterol y la hipertensión arterial (Aihara K y cols.; 2005; Agerholm LL y cols., 2000; Naruszwicz M y cols., 2002).

Síndrome del Colon irritable. (Saggioro A, 2004; Fan YJ y cols., 2006).

Preservación de la salud de la piel. (Thestrup-Pedersen K, 2003).

Funciones hepáticas (Bongaerts G y cols., 2005).

Los Probióticos pueden emplearse como agentes anti-inflamatorios(Tok D y cols., 2007) y en el alivio del dolor (Gawronska A y cols., 2007).

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 


 

 
 

Conclusiónes.

Principales características de los probióticos. 

Supervivencia en el tracto gastrointestinal (resistencia a las secreciones gastrointestinales)
Adherencia al epitelio intestinal (capacidad de colonización intestinal, al menos transitoria)
Modulación de la flora intestinal (inhibición de las bacterias potencialmente patógenas)
Inmunomodulación y/o inmunoestimulación (diversos efectos, a veces opuestos según la cepa de probiótico)
Seguridad para su uso (no deben producir efectos indeseables ni infecciones, ya que son bacterias vivas)

Un bueno probiótico, seguro y eficaz esta constituido de:

- cepas seleccionadas por su resistencia a la acidez  gástrica,
- cepas cuya eficacia ha sido demostrada,
- cápsulas que contienen bacterias en cantidad   suficiente,
- bacterias liofilizadas y por lo tanto viables
- bacterias autóctonas del intestino,
- un producto 100 % natural.

Podemos decir que, por una parte, el intestino absorbe  los nutrimientos que necesitamos y por otra parte, nos protege de agentes nocivos venidos del exterior (virus, bacterias) por el efecto barrera de la flora intermediaria y por último que es responsable del 85% de nuestra inmunidad debido al tejido linfoide que contiene.
El equilibrio entre las buenas y malas bacterias por consiguiente es esencial para vivir con buena salud y así la salud del ser humano y del animal dependerá de la salud óptima de su microflora intestinal
.


Los probióticos compensan una flora deficiente y la ingestión de probióticos permite al intestino ser completamente funcional y por lo tanto al hombre y al animal estar saludables.
Los probióticos pueden ser una  alternativa a los antibióticos en la prevención de infecciones bacterianas.